Tanto las piedras como los chakras son conductores de energía. Ellos son capaces de conducir la energía dentro o fuera de nuestro cuerpo espiritual, y se conectan a través de la vibración y el color de correspondencia de cada uno.